Semana Laboral de 21 horas= decrecimiento sostenible

Foro para hablar de cualquier tena

Semana Laboral de 21 horas= decrecimiento sostenible

Notapor COOPERATIVISTA VERDE » Jue Dic 16, 2010 10:13 pm

¿ Os acordais del cacareado "crecimiento sostenible" que tanto pavoneo y baboseo...? No había límites al crecimiento, a vendernos desde políticas supuestamente progresistas, la economía salvaje más neoliberal de "los mercados", y los resultados, mas intereses de la deuda, más especuladores que nos dictan sus recetas dictatoriales a escuadra y cartabón, sus redondos negocios, nuestra cuadrada jubilación...

21 horas
Por qué una semana laboral más corta.
Una economía como si la gente
y el planeta nos importaran
puede ayudarnos a todos a prosperar en el siglo XXI.
nef es un centro de investigación
-acción independiente que busca y
muestra el bienestar económico real.
Nuestro objetivo es mejorar la calidad
de vida promoviendo soluciones
innovadoras que pongan en
cuestión el pensamiento dominante
en lo que a asuntos económicos,
medioambientales y sociales se
refiere.
Trabajamos con otras entidades y
ponemos por delante a las personas
y al planeta.
nef (the new economics foundation) es una institución sin ánimo de lucro con personalidad jurídica propia, fundada en 1986 por
los líderes de la Otra Cumbre Económica (The Other Economic Summit, TOES por sus siglas en inglés) la cual introdujo temas
como la deuda internacional en la agenda de las sesiones de la cumbre del G8. Ha tomado la iniciativa en la creación de nuevas
coaliciones y organizaciones como la de la campaña Jubileo 2000 contra la deuda externa, la Iniciativa del Comercio Justo, El Foro
de Inversión Social del Reino Unido, así como nuevas formas de medir el bienestar social y económico.
Prefacio a la edición castellana
«El verdadero producto del proceso [económico] es un
flujo inmaterial: el placer de la vida»
Nicholas Georgescu-Roegen (1971)
Las sociedades industriales han subordinado la actividad humana a las necesidades consumistas y se encuentran hoy
en las antípodas de la cita que abre este prefacio y que compartía en gran parte Keynes. Más bien al revés, se sustentan
en una economía caracterizada por una precariedad laboral y un paro estructural cada vez más importante, donde la
ausencia de un trabajo remunerado desemboca en un proceso de frustración personal y exclusión social. Por si fuera
poco, estas sociedades del crecimiento ilimitado explotan la Tierra por encima de su capacidad de regeneración y
asimilación.
Ante esta profunda crisis socio-económica y ecológica es necesario revisar nuestra forma de entender el trabajo y las
actividades humanas: existen otros fines distintos del crecimiento y el ser humano tiene otros medios de expresarse
además de la producción o el consumo. Las actividades domésticas, voluntarias, artísticas, asociativas, etc., a pesar
de no ser siempre reconocidas, son fuentes de riqueza. En segundo lugar, hay que revisar las políticas de la renta para
apostar decididamente por la justicia social y por la liberación de las nuevas fuerzas productivas. Para ello, es importante
avanzar hacia una nueva redistribución del tiempo y, en este camino, apostar de forma decidida por la reducción de la
jornada laboral. Ninguna de estas tres propuestas es suficiente por sí sola, pero cada una representa un paso hacia una
transformación socio-ecológica de la economía donde el buen vivir cuente más que el poder adquisitivo.
En este marco, la refrescante propuesta de la new economics foundation nef es un ejercicio imprescindible para salir del
pensamiento único. Plantear una semana laboral de 21 horas es tomar a contrapié las propuestas de reformas laborales
y de jubilación que nos empujan a trabajar y consumir cada vez más, como si el paro, la desigualdad o el agotamiento
de los recursos naturales no estuvieran relacionados. Plantear una semana laboral de 21 horas no es solo un ejercicio
de prospectiva: es también un ejercicio de realidad. Permite pensar en una nueva economía, baja en carbono y en la
que nuestra huella ecológica se reduce de forma drástica. Este es el tipo de propuestas que nos permite soñar con una
sociedad más justa, que favorezca la autonomía de las personas y que preserve su medio ambiente; este es el tipo de
propuestas que implica cambios ambiciosos, adaptados al contexto del siglo XXI. Para parafrasear la nef y Karl Polyani,
los grandes retos implican una gran transformación.
Desde Ecopolítica, esperamos que con la traducción de este informe de la nef al castellano estimulemos la reflexión
hacia esta gran transformación y podamos profundizar en el necesario cambio sistémico que la justicia social y ambiental
reclaman.
Florent Marcellesi, coordinador de Ecopolítica
Centro de recursos, estudios y formación sobre ecología política
http://ecopolitica.org/
info@ecopolitica.org
Contenidos
Resumen ejecutivo
Introducción
Cómo utilizamos nuestro tiempo
Ejemplos prácticos de cómo hacer las cosas de forma diferente
Cómo se creó la «semana laboral»
Razones por las que queremos avanzar hacia las 21 horas
Problemas de la transición
Condiciones necesarias
Apéndice
Notas finales
5
8
12
15
18
21
32
34
40
41
21 horas 5
La visión
Avanzar hacia un número de horas de trabajo remunerado mucho menor ofrece una nueva
vía para salir de las múltiples crisis a las que nos enfrentamos en la actualidad. Muchos
de nosotros consumimos más allá de nuestras posibilidades económicas y más allá
de los límites de los recursos naturales, aunque de formas que no mejoran en absoluto
nuestro bienestar – entre tanto otros sufren la pobreza y el hambre. El continuo crecimiento
económico en los países de ingresos altos hará imposible lograr los objetivos urgentes de
reducción de emisiones de carbono. Las desigualdades cada vez mayores, una economía
global que está fracasando, unos recursos naturales que se están viendo mermados de
forma crítica, junto a la aceleración del cambio climático representan graves amenazas
para el futuro de la civilización.
Una semana laboral «normal» de 21 horas podría ayudar a abordar una serie de problemas
urgentes e interrelacionados: exceso de trabajo, desempleo, consumo excesivo, altas
emisiones de carbono, bajo bienestar, desigualdades consolidadas, así como la falta de
tiempo para vivir de una forma sostenible, preocuparse por los demás, y simplemente
disfrutar de la vida.
21 horas, la nueva «norma»
Veintiuna horas es una cifra que se aproxima a la media de lo que la gente en edad de
trabajar en Gran Bretaña pasa en el trabajo remunerado, y es un poco más de lo que de
media se pasa en el trabajo no remunerado. Los experimentos llevados a cabo con un
número menor de horas de trabajo parecen indicar que, con unas condiciones estables y
un salario favorable, esta nueva norma de 21 horas no sólo tendría éxito entre la gente, sino
que además podría resultar coherente con la dinámica de una economía sin carbono.
No hay nada preestablecido en cuanto a lo que en la actualidad se considera «normal». El
tiempo, así como el trabajo, se han convertido en una mercancía, un legado reciente del
capitalismo industrial. No obstante, la lógica del tiempo de trabajo no lleva el paso de las
condiciones actuales, donde las comunicaciones instantáneas y las tecnologías móviles
nos proporcionan nuevos riesgos y presiones, así como oportunidades. El reto al que nos
enfrentamos es el de romper el poder del viejo reloj industrial sin añadir nuevas presiones,
y liberar tiempo para vivir vidas sostenibles.
Para hacer frente al reto, debemos cambiar nuestra forma de valorar el trabajo remunerado
y el no remunerado. Por ejemplo, si el tiempo medio dedicado al trabajo doméstico
no remunerado y al cuidado de la infancia en Gran Bretaña en 2005 fuera valorado en
términos de salario mínimo, valdría el equivalente al 21 % del producto interior bruto del
Reino Unido.
El planeta, la gente, y los mercados: razones para el cambio
Una semana laboral mucho más corta cambiaría el ritmo de nuestras vidas, reformaría
nuestros hábitos y convencionalismos, y alteraría de forma considerable las culturas
Resumen ejecutivo
Este informe presenta las razones a favor de una semana laboral
mucho más corta. Propone un cambio radical en lo que se
considera «normal» : bajar de 40 horas o más a 21 horas. Aunque
la gente puede elegir entre trabajar más horas o menos horas,
nosotros proponemos que la semana laboral de 21 horas o su
equivalente distribuido a lo largo del año debería convertirse en
la norma que el gobierno, el empresariado, los sindicatos, los
trabajadores, y todos los demás normalmente esperan.
21 horas 6
dominantes de la sociedad occidental. Las razones por las que se proponen las 21
horas semanales se pueden clasificar en tres categorías, que reflejan tres «economías»
interdependientes, o fuentes de riqueza, que derivan de los recursos naturales del planeta,
de los recursos, bienes y relaciones humanas, inherentes a la vida de cada uno de
nosotros, y por último, de los mercados. Nuestras argumentaciones se basan en la premisa
de que debemos reconocer y valorar esas tres economías y asegurarnos de que funcionan
a la vez por el bien de una justicia social sostenible.
Proteger los recursos naturales del planeta. Avanzar hacia una semana laboral mucho más
corta ayudaría a romper el hábito de vivir para trabajar, trabajar para ganar, y ganar para
consumir. La gente podría llegar a estar menos atada al consumo intensivo en carbono
y más apegada a las relaciones, al ocio, y a lugares que absorban menos dinero y más
tiempo. Ayudaría a que la sociedad se las arreglara sin un crecimiento tan intensivo en
carbono, a dejar tiempo para que la gente viva de forma más sostenible, y a reducir las
emisiones de gases de efecto invernadero.
Justicia social y bienestar para todo el mundo. Una semana laboral «normal» de 21
horas podría ayudar a distribuir el trabajo remunerado de forma más homogénea
entre la población, reduciendo el malestar asociado al desempleo, a las largas horas
de trabajo y al escaso control sobre el tiempo. Haría posible que tanto el trabajo
remunerado como el no remunerado fuera distribuido de forma más igualitaria entre
hombres y mujeres; que los padres y madres pudieran pasar más tiempo con sus
hijos e hijas y que ese tiempo lo pasaran de forma diferente; que la gente pudiera
retrasar su jubilación si así lo quisiera y, en definitiva, tener más tiempo para ocuparse
de los demás, de participar en actividades locales, y de hacer otras cosas que sean
de la elección de cada uno. De forma crucial, permitiría que la economía «esencial»
(core economy) prosperara gracias a un mayor y mejor uso de los recursos humanos
no mercantilizados a la hora de definir y cubrir las necesidades individuales y
compartidas. Sería una forma de liberar tiempo para las personas y así poder actuar
como compañeros iguales, junto con profesionales y otros trabajadores del servicio
público, en la coproducción del bienestar.
Una economía fuerte y próspera. Un número menor de horas de trabajo podría
ayudar a que la economía se adaptara a las necesidades de la sociedad y el medio
ambiente, en vez de que la sociedad y el medio ambiente se vean subyugados a
las necesidades de la economía. El mundo empresarial se beneficiaría de que cada
vez más mujeres pudieran entrar en el mundo laboral; de que los hombres tuvieran
una vida más completa y equilibrada; y de que hubiera un menor estrés en el lugar
de trabajo asociado con los juegos malabares que supone compaginar el trabajo
remunerado y las responsabilidades del hogar. También podría ayudar a poner fin a un
modelo de crecimiento económico basado en el crédito, a desarrollar una economía
más elástica y adaptable, así como a salvaguardar los recursos públicos de inversión
en una estrategia industrial baja en carbono, así como aquellas otras medidas que
ayuden a una economía sostenible.
Problemas de la transición
Por supuesto, avanzar desde la situación actual hasta este futuro escenario no será
una tarea sencilla. El cambio propuesto hacia las 21 horas debe ser visto en términos
de una transición amplia y gradual hacia una sostenibilidad social, económica y
medioambiental. Entre los problemas que probablemente surgirán en el curso de
dicha transición se incluye el riesgo de que la pobreza aumente al reducir el poder
adquisitivo de aquellos con salarios bajos; pocos puestos de trabajo nuevos ya que
la gente que tiene trabajo acepta hacer horas extras; la resistencia del empresariado
debido a un aumento de costes y a una falta de aptitudes; la resistencia de los
trabajadores y sindicatos debido al impacto sobre los ingresos en todos los niveles; y
una oposición política más general que podría surgir, por ejemplo, del paso hacia una
puesta en vigor de un número menor de horas.
Condiciones necesarias para abordar los problemas de la transición
En nef se está comenzando a trabajar para desarrollar un nuevo modelo económico
que ayude a fraguar una economía de «estado estacionario» y dirigir los problemas
de la transición hacia las 21 horas. Aún hay mucho trabajo por hacer y las sugerencias
que exponemos en este informe queremos que sirvan para estimular el debate y la
reflexión, más que para ofrecer soluciones definitivas. Nuestras sugerencias se centran
en la consecución de menos horas de trabajo, asegurando un salario justo para todos,
21 horas 7
mejorando las relaciones de género y la calidad de la vida de familia, así como un
cambio en las normas y expectativas.
Lograr un menor número de horas de trabajo. Entre las condiciones necesarias
para reducir de forma exitosa las horas de trabajo remunerado se incluyen una
reducción gradual de las horas a lo largo de una serie de años en consonancia con
los incrementos salariales anuales; un cambio en la forma en que se gestiona el
trabajo para desincentivar las horas extras; una formación activa para combatir la
falta de aptitudes y para conseguir que las personas que llevan mucho tiempo sin
trabajo vuelvan a formar parte del mercado laboral; una gestión de las gastos del
empresariado que sirva para recompensar más que para penalizar la contratación
de más personal; garantizar una distribución de los bienes más estable e igualitaria;
la introducción de regulaciones para normalizar las horas que promuevan acuerdos
flexibles a los trabajadores, como por ejemplo el trabajo compartido, ampliaciones de
excedencias por cuidados y años sabáticos; así como una mayor y mejor protección
para los autónomos contra los efectos de los salarios bajos, muchas horas de trabajo,
e inseguridad en el trabajo.
Garantizar un salario justo. Entre las opciones para resolver el impacto que una semana
laboral más corta pueda tener sobre los salarios se incluyen la distribución de los
ingresos y de la riqueza por medio de mayores impuestos progresivos; un salario
mínimo más elevado; una reestructuración radical de las prestaciones sociales; un
comercio de emisiones de carbono diseñado para la redistribución de la renta a los
hogares necesitados; más y mejores servicios públicos; e incentivar la actividad y el
consumo no mercantilizados.
Mejorar las relaciones de género y la calidad de la vida familiar. Entre las medidas
que garanticen que el avance hacia las 21 horas tenga un impacto positivo en vez de
negativo sobre las relaciones de género y la vida familiar se incluyen unas condiciones
de empleo flexible que animen a una distribución más igualitaria del trabajo no
remunerado entre hombres y mujeres; un sistema universal y de alta calidad de
atención y cuidado infantil que encaje con el horario del trabajo remunerado; un
aumento del trabajo compartido y más límites a las horas extras; jubilación flexible;
medidas más firmes que impongan la igualdad salarial y de oportunidades; más
empleos para hombres relacionados con el cuidado y la enseñanza en escuela
primaria; más cuidado infantil, programas de ocio y tiempo libre, así como de cuidado
de adultos utilizando modelos producidos de forma conjunta de diseño y prestación;
así como el aumento de oportunidades para la acción local de forma que se puedan
construir barrios en los que todo el mundo se sienta seguro y pueda disfrutar.
Cambiar las normas y las expectativas. Hay muchos ejemplos de normas sociales
aparentemente rígidas que cambian muy rápido: por ejemplo, la actitud hacia el comercio
de esclavos y el voto de la mujer, el uso del cinturón de seguridad y el casco, y el no fumar
en lugares públicos. El peso de la opinión pública puede pasar de repente de la aversión
a la aprobación como resultado de nuevas pruebas que se tengan, de una campaña de
publicidad fuerte o de un cambio de las circunstancias, incluyendo una sensación de crisis.
Existen algunos signos de condiciones favorables que están empezando a emerger para
cambiar las expectativas de lo que sería una semana laboral «normal». Entre los cambios
que podrían ayudar se incluyen el desarrollo de una cultura más igualitaria, una mayor
concienciación del valor del trabajo no remunerado, un fuerte apoyo gubernamental para
actividades no mercantilizadas, y un debate nacional sobre la forma en la que utilizamos,
valoramos y distribuimos el trabajo y el tiempo.
Nos encontramos en el comienzo de un debate nacional. El siguiente paso sería realizar un
examen en profundidad de los beneficios, retos, barreras y oportunidades asociadas con el
cambio a una semana laboral de 21 horas en este primer cuarto del siglo XXI. Esto debería
formar parte de la Gran Transición hacia un futuro sostenible.
21 horas 8
Cualquiera puede estar en desacuerdo y es probable que muchas personas hicieran las
cosas de forma diferente. No obstante, nosotros proponemos que 21 horas de trabajo
remunerado deberían sustituir con el tiempo lo que en la actualidad se considera normal:
un horario de nueve a cinco, cinco días a la semana y en ocasiones mucho más. Veintiuna
horas no se traduce necesariamente en tres días de siete horas, ni en cinco días de un
poco más de cuatro horas. Tal vez la mejor manera de verlo es la de distribuir 1.092 horas
a lo largo del año, con una variedad de opciones de cómo podría hacerse. La clave está
en imaginar un cambio radical en la distribución del tiempo del trabajo remunerado, y todo
lo que de ello se pueda derivar.
¿Por qué merece la pena pensar en ello? ¿Qué es lo que haría que esto fuera posible?
¿Cuáles serían los efectos?.
Visión
Avanzar hacia las 21 horas es, desde nuestro punto de vista, esencial si queremos lograr
tres objetivos vitalmente importantes: 1) una economía libre de carbono que no dependa
de un crecimiento infinito; 2) la justicia social y el bienestar para todo el mundo, y 3) un
medio ambiente sostenible.
En la actualidad, la pobreza y el hambre coexisten con el sobreconsumo. En los países
de rentas altas consumimos más allá de nuestros recursos económicos, más allá de los
límites de la naturaleza, y de formas que al final no nos satisfacen. Los recursos naturales
se están agotando de manera crítica, tenemos un reloj climático cuyas horas pasan y
que, en el peor de los casos, podría ver el final de unas condiciones adecuadas para una
civilización estable.
Estamos arrinconados y no es fácil ver hacia dónde podemos dirigirnos. ¿Qué teclas
podemos pulsar?, ¿Qué timón podemos virar para tomar una nueva dirección? ¿Cómo
podemos llegar a garantizar medios de vida seguros y un nivel decente de bienestar para
todo el mundo, en tanto que vivamos dentro de nuestros recursos medioambientales? Hay
pocas opciones que no se hayan debatido y evaluado de forma exhaustiva, con resultados
variables y rara vez destacables.
No obstante, existe una alternativa que no ha tenido casi ningún debate público como
opción política activa y potencialmente deseable. Esto es, llegar a un número de horas
mucho menor en el trabajo remunerado una variable olvidada o que antes no se podía ni
imaginar, para intentar resolver la triple crisis del aumento de las desigualdades, el fracaso
de una economía global, y la amenaza de una catástrofe medioambiental.
Una semana de 21 horas de trabajo remunerado, o su equivalente en horas repartidas
a lo largo del año, respaldada por las adecuadas garantías, podría servir para hacer
frente a una serie de problemas urgentes e interrelacionados: horas extras, desempleo,
sobreconsumo, emisiones elevadas de carbono, un bajo nivel de bienestar, desigualdades
profundamente arraigadas, así como la falta de tiempo para vivir de forma sostenible, de
cuidar de nosotros y de los demás, y simplemente de disfrutar de la vida.
Introducción
Supongamos que la semana laboral «normal» en Gran Bretaña
fuera de 21 horas. No de 35 horas, ni incluso de cuatro días, sino
de 21 horas. Es flexible y variable, pero es lo que el gobierno, el
empresariado, los sindicatos y la mayoría de la opinión pública
generalmente espera.
21 horas 9
Las economías de consumo ricas y altamente competitivas prometen satisfacción para
todo el mundo, pero en realidad tienden a proporcionar lo contrario. Aquellos que se
pueden permitir el participar nunca están realmente satisfechos, con independencia de
lo que puedan llegar a consumir. La razón de esto es porque el sistema está diseñado
para favorecer precisamente la insatisfacción, para que todos nosotros sigamos gastando
para fomentar y justificar el continuo crecimiento. Entretanto, aquellos que no se pueden
permitir participar, se ven excluidos social y económicamente. De forma general, el modelo
impulsa el materialismo que resulta destructivo para el medio ambiente. El continuo
crecimiento en los países de rentas altas no puede «desacoplarse» suficientemente de
las emisiones de carbono, ni de poder evitar a tiempo daños catastróficos hacia el medio
ambiente (Recuadro 1)
Esta es una de las razones por la que el tiempo es tan importante, y por lo que
proponemos la semana laboral de 21 horas de trabajo remunerado. Ya que no se
puede aumentar la economía de mercado, no se puede esperar un gran aumento
de la recaudación de impuestos para invertir en salud, educación, servicios sociales,
y otros servicios esenciales. El único potencial real para el crecimiento reside en los
recursos humanos de la economía «esencial». Como explicaremos más adelante, una
distribución del tiempo remunerado y no remunerado de forma más equitativa entre la
población adulta hace posible que se complementen los escasos fondos públicos con
capital humano abundante y no mercantilizado. De esa forma podremos aumentar los
recursos que utilizamos de forma colectiva para ayudarnos mutuamente y cubrir nuestras
respectivas necesidades.
En 1930, John Maynard Keynes presumió que para comienzos del siglo XXI, la semana
laboral podría verse drásticamente reducida, no sólo a 21 horas sino a 15 horas.
Anticipaba que ya no necesitaríamos largas horas de trabajo para ganar lo suficiente
para satisfacer nuestras necesidades materiales y que nuestra atención se centraría en
cambio en «cómo utilizar nuestra libertad alejados de las preocupaciones económicas
apremiantes» 1 Keynes estaba equivocado en su pronóstico, pero no del todo equivocado,
nos parece que sus palabras anticipan una forma muy diferente de utilizar el tiempo.
Una semana laboral más corta elegida de forma deliberada podría proporcionar las bases
para una buena vida más universal debido a dos razones fundamentales. Primeramente, la
redistribución del trabajo remunerado nos llevará a una sociedad más igualitaria. En segundo
lugar, si pasamos menos tiempo trabajando para cubrir nuestros hábitos de consumo (que
Recuadro 1. Por qué el crecimiento no es sostenible
La cantidad de energía primaria necesaria para producir cada unidad de la producción económica mundial se
ha visto reducida mas o menos de forma continua a lo largo de la mayor parte de la última mitad del siglo. Esto
suena prometedor, pero se contrarresta por el crecimiento de la población y el crecimiento económico. Para
mantener la estabilidad en el cambio climático tomando como base supuestos relativamente optimistas sería
necesario que las emisiones totales de carbono estuvieran por debajo de los 4 mil millones de toneladas al año
para el 2050, una reducción total de un 5 por ciento cada año de aquí en adelante. Para el año 2050 el contenido
medio de carbono en la producción económica necesitaría estar por debajo de los 40 Kg. por cada mil dolares,
una mejora veinte veces mayor sobre la media global actual. el consenso cada vez más generalizado de que es
necesario un nivel de 350 partes por millón (ppm), y no de 450 ppm, para evitar el peligroso cambio climático
sólo empeora la progresión aritmética. E incluso si esto llegara a cumplirse, no permitiría que los países en vías
de desarrollo se pusieran al mismo nivel, haciendo que las desigualdades crecieran. Para lograr la justicia social
de forma global compartiendo espacio con el crecimiento continuo en paises de rentas altas, donde toda la
población disfrute de unos ingresos comparables a los de los ciudadanos de la Unión Europea de hoy en día, la
economía mundial necesitaría crecer seis veces más entre el momento actual y el año 2050, haciendo necesario
un cambio técnico de órdenes de magnitud aún superiores para evitar el desastre climático. En consecuencia,
«no existe ningún escenario verosímil, que sea socialmente justo y ecológicamente sostenible en rentas en
continuo crecimiento para un mundo de nueve mil millones de personas»
Fuente: Jackson T (2009) Prosperity without Growth? (Los títulos, a no ser que haya una versión traducida, no se traducen)
(Reino Unido, http://www.sd-commission.org.uk/publica ... report.pdf).
21 horas 10
por otra parte no consiguen llenar nuestra vida de felicidad), nos resultará más sencillo hacer
las cosas que valoramos pero para las que no tenemos tiempo suficiente: cuidar de los niños
y otros familiares o amigos; pasar tiempo con los demás; hacer voluntariado; salir y estar
por ahí; leer; o apuntarse a algún taller o curso de idiomas al que siempre quisimos
apuntarnos. Todas estas son cosas que pueden incrementar nuestro propio bienestar y el
de los demás, consiguiendo que la sociedad sea un lugar mejor y más alegre en el que
estar. Y lo más importante, estas otras formas de utilizar el tiempo también tienen una
huella ecológica mucho más leve para la Tierra.
Nuestro informe desarrolla estas argumentaciones con más detalle. Se consideran los
beneficios potenciales de una semana laboral de 21 horas, explora los problemas que
surgen del cambio, e identifica las posibles respuestas políticas para superar o mitigar
dichos problemas.
¿Por qué 21 horas?
Seamos claros: no habrá ningún policía del tiempo rondando por los centros de atención
telefónica y las cafeterías. No estamos proponiendo un cambio repentino o impuesto
de ese nivel. Os estamos invitando a tomar parte en un experimento mental. Queremos
comenzar un debate serio sobre lo que pasaría si, a lo largo de la próxima década, el
número de horas que se espera que la gente pase en el trabajo remunerado se mueve
en esta dirección. Teniendo siempre claro que nuestro objetivo son las 21 horas, queremos
considerar cómo podríamos llegar de aquí hasta allí, y qué posibles efectos si hubiera
alguno pudiera tener dicho cambio en lo que nef denomina «La Gran Transición» 2hacia
una economía sostenible.
El trabajo remunerado da forma y consistencia a nuestras vidas diarias, a nuestras ideas
sobre quiénes somos, cómo somos valorados, lo que valoramos, nuestras relaciones
íntimas, lo que necesitamos y lo que hacemos (en parte por la forma en la que de hecho
nosotros mismos lo experimentamos), pero principalmente por las cosas que nosotros y
todos en general damos por hecho con respecto al mismo. Esto se aplica de forma global,
sin importar si los individuos en realidad realizan algún trabajo remunerado o no. Por
ejemplo, cuando hablamos de la «semana laboral» normalmente queremos decir trabajo
remunerado, no todo el otro trabajo que hacemos que no está remunerado. Planificamos
nuestras vidas y las vidas de nuestros hijos alrededor de lo que el trabajo remunerado
parece esperar de nosotros y de lo que nosotros esperamos o asumimos que nos dará a
cambio.
Buena parte del estado del bienestar está diseñado para complementar y apoyar este sustrato
del esfuerzo humano. Las personas que reciben prestaciones sociales se ven impulsadas a
pasar del bienestar al trabajo, es decir, el trabajo remunerado. Cuando el gobierno afirma que
sus políticas están diseñadas para apoyar «a las familias que trabajan duro» no se refiere a las
familias que trabajan duro sin remuneración, como lo hacen algunas. Cualquier otro trabajo,
aunque sea incluso más esencial para la supervivencia humana y el bienestar, se considera
invisible o está mal visto. La «ociosidad» , esto es, la situación en la que nos encontramos
cuando no tenemos un trabajo remunerado, fue identificada por William Beveridge, el edificador
del estado del bienestar británico, como uno de los grandes demonios ( «Los cinco gigantes»
)3 que quería vencer. En la actualidad, la ausencia de trabajo remunerado (desempleo) sigue
siendo ampliamente contemplado como una lacra social y una vergüenza para aquellos que
están en esa situación. No obstante, en términos de la transición que tenemos que hacer para
lograr un futuro sostenible estas interpretaciones no tienen demasiado sentido.
Como veremos, 21 horas de trabajo está muy cerca del tiempo medio que los hombres y las
mujeres en edad de trabajar pasan en el trabajo remunerado cada semana. Y es tan sólo unos
pocos minutos más que el tiempo medio que semanalmente dedican al trabajo doméstico
no remunerado. Por lo que sugerimos una mayor aproximación entre estas medias y lo que
es considerado como «norma» para el trabajo remunerado. Por supuesto, dichas medias
enmascaran la forma en la que las horas de trabajo remunerado y no remunerado están
distribuidas de forma desequilibrada, especialmente entre hombres y mujeres, pero también
entre ricos y pobres. Nuestra propuesta intenta superar estas desigualdades a través de
la redistribución de las horas de trabajo. El simple cambio de las expectativas sobre cómo
usamos el tiempo no traerá en sí mismo una mayor igualdad, pero desde nuestro punto de vista
puede suponer una importante contribución. Además, pasar menos tiempo ganando dinero
21 horas 11
deja más tiempo para realizar todas aquellas cosas que necesitamos hacer para proteger el
medioambiente y para sustentar nuestro bienestar y el de las personas que nos rodean.
La forma de este informe
En los próximos apartados, primero se va a describir la forma en la que la gente emplea
su tiempo en la actualidad. Posteriormente, examinaremos las experiencias con menos
horas de trabajo y sus consecuencias. Reflexionaremos sobre cómo surgió nuestra
opinión sobre las horas de trabajo «normales» y posteriormente pondremos sobre la mesa
las razones por la cuales avanzar hacia las 21 horas podría ayudar a cumplir los retos
del siglo XXI. Por último, exploraremos los grandes problemas que pueden surgir y cómo
pueden solucionarse.
21 horas 12
Las Estudios sobre el uso del tiempo en Gran Bretaña ofrecen un retrato detallado de cómo
la gente de Gran Bretaña distribuye su tiempo a lo largo de las 24 horas del día, calculado
el promedio sobre una semana de siete días. Se incluyeron hombres y mujeres en «edad
laboral» , es decir, de 16 a 64 años para los hombres y de 16 a 59 para las mujeres. En el
Apéndice se muestra una tabla que resume las principales actividades de las que se ocupa la
gente, y durante cuánto tiempo.
El estudio incluye dentro del grupo de personas en «edad laboral» a empleados,
desempleados y a aquellos calificados como «económicamente inactivos» , que significa que
son personas que no están empleados ni buscando un trabajo. De media, pasaban 19,6 horas
a la semana en el trabajo remunerado (24,5 horas para los hombres y 15,4 para las mujeres).
De este modo, las medias resultantes estarían cercanas a nuestra propuesta de una semana
laboral «normal».
Oficialmente, los trabajadores a jornada completa son aquellos que trabajan no menos de 35
horas a la semana, con un máximo, según la Directiva sobre el Tiempo de Trabajo de la UE,
de 48 horas. Las personas que trabajan a tiempo parcial trabajan menos de 35 horas a la
semana. Según el Estudio sobre el Uso del Tiempo, los «trabajadores de jornada completa»
trabajan una media de 37,2 horas a la semana y los «trabajadores a tiempo parcial» 19,1horas.
Cómo utilizamos nuestro tiempo en la actualidad
La idea de un trabajo «normal» como un contrato de trabajo
remunerado por una jornada laboral de nueve a cinco, con una
semana laboral de cinco días (o más) tiene un fuerte poder sobre
todos nosotros. Pero esto no refleja la forma en la que la mayoría
de la gente vive sus vidas, que es infinitamente más variada. No
expresa la gran diversidad de horas de trabajo a cambio de un
salario entre personas de diferentes grupos, entre ellos mujeres y
hombres. Las estructuras formales y las expectativas sociales están
en conflicto con la experiencia vivida.
21 horas 13
Figura 1. Tiempo dedicado a la actividad por género (únicamente grupo en edad laboral) – 2005.
Figura 2. Tiempo dedicado a la actividad principal por situación laboral (únicamente grupo
en edad laboral) - 2005.
Como podemos apreciar, estos promedios nos revelan cómo algunas personas trabajan
demasiado, debido a menudo a que no ganan lo suficiente a menos que trabajen muchas
horas, y cómo otros están subempleados de forma permanente, debido a menudo a que
no pueden encontrar trabajos adecuados con más horas. En el Reino Unido en 2007, el
13,1 por ciento de todos los empleados trabajaban de forma habitual 48 horas a la semana.
Tal y como Tania Burchardt ha mostrado, el grupo del decil más bajo de ingresos tiene 57
horas y 5 minutos de tiempo «libre» a la semana, mientras que el grupo del decil más alto
de ingresos tiene 44 horas y 40 minutos. Además, «Aquellos que tienen los ingresos más
bajos tienen también menos probabilidades de encontrarse dentro del grupo de trabajo
remunerado… Casi tres cuartas partes (73 por ciento) del grupo de ingresos más bajos no
tiene trabajo remunerado en comparación con sólo la quinta parte (21 por ciento) del grupo
de ingresos altos».4
Necesidades personales
Trabajo remunerado
y estudios
Tiempo de ocio
Labores domésticas
+ cuidado de los demás
Actividades vecinales
Horas/Día
Hombres Mujeres Todos
0.0
5.0
10.0
15.0
20.0
Horas/Día
0.0
5.0
10.0
15.0
20.0
Jornada completa Media jornada Desempleados/as Otra
Necesidades personales
Trabajo remunerado
y estudios
Tiempo de ocio
Labores domésticas
+ cuidado de los demás
Actividades vecinales
Estudios
21 horas 14
Figura 3. Trabajo remunerado y labores domésticas de mujeres y hombres de entre 20-74 años - Ocho
países Europeos (Media de horas al día 7 días a la semana).
Según Burchardt, existe un fuerte gradiente en los ingresos de la población en edad
laboral. Esto es «en parte motivado por la elevada proporción de los grupos de ingresos
más altos que trabajan, pero también en parte por las horas de trabajo. Entre los que
tienen algún trabajo remunerado, el tiempo total dedicado al trabajo remunerado
(incluyendo el desplazamiento al lugar de trabajo) es de 36 horas 30 minutos en el grupo
con ingresos más bajos, y llega hasta 49 horas 53 minutos en el grupo de ingresos más
altos».5
Cuando se tiene que hablar del trabajo no remunerado (tareas domésticas y el cuidado de
hijos y/o adultos), las mujeres y los hombres dedican de media 20,4 horas a la semana. Si
añadimos el tiempo dedicado a las actividades de barrio (voluntariado, pasar tiempo con
los amigos y familiares, asistir a reuniones) la cifra aumenta hasta 30,9 horas a la semana.
Todas estas son funciones esenciales que respaldan nuestro bienestar, sin las cuales la
sociedad no podría funcionar, sin olvidar la economía formal. Las mujeres dedican más
tiempo que los hombres al trabajo no remunerado, con independencia de que tengan un
trabajo a tiempo completo o no, con las correspondientes consecuencias de justicia social
que trataremos más adelante.
Si comparamos el Reino Unido con otros países de Europa, vemos aún más diferencias
en cuanto a lo que sería lo «normal». Según los datos del Eurostat (donde el rango de
edad es de entre 16 y 74) muestran que las mujeres del Reino Unido pasan una media
de 16,8 horas a la semana en el trabajo remunerado y 29,75 horas haciendo trabajo
no remunerado. Las cifras para los hombres del Reino Unido se invierten: 29,16 horas
dedicadas al trabajo remunerado y 16,1 al no remunerado. Las mujeres del Reino Unido
pasan más tiempo en el trabajo remunerado que las mujeres de otros países con los que
se hace la comparativa excepto el caso de Finlandia y Suecia, y dedican más tiempo al
cuidado de los hijos que las de otros países con excepción de Bélgica. Computando todo
el trabajo doméstico, las mujeres del Reino Unido dedican más tiempo que las demás, a
excepción de las españolas e italianas, y están por delante de todas las demás en tiempo
dedicado a «compras y servicios». En todos los países, las mujeres dedican mucho más
tiempo que los hombres en el número total de horas trabajadas (tanto remuneradas como
no remuneradas). La diferencia en cuanto a género es mayor en Italia, donde las mujeres
trabajan 9,5 horas más que los hombres cada semana, y la diferencia menor se da en
Suecia, donde las mujeres trabajan sólo 56 minutos más (no las que menos porque los
suecos tiene acceso universal al cuidado infantil de alta calidad). Las mujeres del Reino
Unido trabajan justo una hora y media menos que los hombres.
Bélgica Alemania Francia Italia Finlandia España Suecia Reino
Unido
Horas/Día
0.0
1.0
2.0
3.0
4.0
5.0
6.0
7.0
8.0
Hombres
Mujeres
Hombres
Mujeres
Hombres
Mujeres
Hombres
Mujeres
Hombres
Mujeres
Hombres
Mujeres
Hombres
Mujeres
Hombres
Mujeres
Trabajo remunerado Labores domésticas Compras y servicios Cuidado niños
21 horas 15
Reino unido: La «semana de tres días» , 1974
Durante los dos primeros meses de 1974, el gobierno Conservador de Edward Heath
impuso una semana laboral de tres días para ahorrar energía durante un período de
fuerte inflación, altos precios energéticos, y medidas de protesta laboral por parte del
Sindicato Nacional Minero. Los usuarios comerciales de la electricidad (a excepción de
Ejemplos prácticos de cómo hacer las cosas de
forma diferente
Hemos visto que las diferentes formas en que las personas
emplean su tiempo, ya sea en el trabajo remunerado o en el no
remunerado, varían enormemente no sólo entre los diferentes
países sino también dentro de un mismo país. Asimismo, por
diferentes razones, se han llevado a cabo diversas experiencias en
las que los gobiernos y empresarios han introducido cambios en
la semana laboral «normal». Los casos que aquí se describen se
han producido en tiempos de crisis, con la excepción del ejemplo
Francés. En general, estos ejemplos nos permiten vislumbrar lo
que sería posible e identificar algunos de los efectos positivos y
negativos que podrían darse.
21 horas 16
los servicios esenciales) tenían limitado el uso de la electricidad a tres días consecutivos,
sin horas extras. Algunas personas seguían trabajando a la luz de las velas pero, en total,
1,5 millones de personas se quedaron en paro. Los mineros convocaron una huelga
general para el 9 de Febrero. A finales de Febrero se celebraron elecciones generales
y Heath perdió la mayoría. El Laborista Harold Wilson fue Primer Ministro, se llegó a un
acuerdo con los mineros, quienes pusieron fin a la huelga, y la semana de tres días acabó
oficialmente el 8 de Marzo de 1974.6 Cuando se acabó la crisis, los analistas comprobaron
que la producción industrial había descendido únicamente un 6 por ciento. Una mejora
en la productividad, combinada con un descenso del absentismo, habían compensado la
diferencia en la pérdida de producción derivada de la reducción en el número de horas.7
Más de 1.5 millones de personas se registraron como desempleadas debido a la semana
laboral de tres días.8
Francia: La «semana de 35 horas» , 2000-2008
En el año 2000, el gobierno Francés introdujo la semana laboral de un máximo de 35
horas, con el fin de reducir el desempleo y la desigualdad de género, así como un intento
de mejorar el equilibrio entre trabajo y vida personal: «Trabajar menos – Vivir más» era el
lema.9 La legislación que acompañaba a la medida permitía a los empresarios imponer
más horas a la semana, sin previo aviso y sin que tuvieran que pagarlas como horas extras,
a condición de que el cómputo total anual no superara las 1600 horas.
Los estudios sobre los efectos de la semana de 35 horas han dado resultados variados.
Una encuesta de un sindicato, llevada a cabo al poco de su implantación,10 mostró que
el 58 por ciento de las personas que habían respondida a dicha encuesta consideraban
que la reducción de horas había tenido un impacto positivo en sus vidas. Esto se debía
principalmente a que había mejorado el equilibrio entre el trabajo y la vida, especialmente
para las mujeres con niños pequeños. En la parte negativa encontramos que, la opción
de «anualizar» las horas hace que el trabajo sea más variable y menos predecible,
especialmente en el caso de los trabajadores menos cualificados.11 La mayoría de efectos
adversos de la semana de 35 horas sobre la satisfacción de los empleados y su bienestar
se pueden atribuir precisamente a esta «flexibilidad» impuesta. 12 Era más probable que
a los empleados con un mayor control de su programa de trabajo, que por lo general
se encuentran en los grupos de ingresos medio y alto, la norma les pareciera mejor. El
gobierno declaró que se habían creado 350.000 nuevos puestos de trabajo debido a la
medida,13 aunque existe alguna duda en cuanto a los efectos netos sobre el empleo.14 En
el año 2008, el gobierno de Sarkozy modificó la ley, concediendo a los empresarios vía
libre para imponer más horas de trabajo. ( «Trabaja más para ganar más» fue entonces el
nuevo lema). Fue posteriormente cuando se informó de que la mayoría de los lugares de
trabajo habían dejado los acuerdos anteriores sin modificar – posiblemente debido a que
Francia ya por aquel entonces estaba sintiendo los efectos del descenso de la economía
global.
Utah, USA: La «semana de cuatro días» , 2008-2009
En Junio de 2008, el estado de Utah en EEUU se convirtió en el primer estado en fomentar
la semana laboral obligatoria de cuatro días para los trabajadores del sector público, con
el fin de ahorrar energía y reducir las emisiones de carbono, así como costes. La iniciativa
«Working4Utah» ( «Trabajar para Utah» ) modificó la semana convencional de cinco días
de 8 horas a cuatro días de 10 horas, de Lunes a Jueves.15 De modo que el número total
de horas que la gente pasaba en el trabajo remunerado era exactamente el mismo, y en
cambio tenían tres días libres completos y seguidos cada semana. En total, 18.000 de los
25.000 empleados del estado tomaron parte en la experiencia de un año de duración. De
las evaluaciones de ese primer año, utilizadas a su vez en un informe para un simposio de
la Revisión Legislativa de Connecticut,16 se extrajeron respuestas positivas por parte de los
empleados así como de las personas usuarias de los servicios públicos. Los índices de
satisfacción aumentaron a medida que la experiencia iba adelante. En Mayo de 2009, más
de la mitad afirmaba que eran más productivos trabajando una semana de cuatro días, y
tres cuartas partes afirmaban que preferían el nuevo plan. La reducción del absentismo
laboral y de las horas extras supuso un ahorro al Estado de 4,1 millones de dólares.
La semana laboral de cuatro días ayudó a reducir las emisiones de carbono en 4.546
toneladas métricas, otras emisiones de gases que producen efecto invernadero en 8.000
toneladas y el consumo de petróleo en 744.000 galones. El número de millas recorridas
en vehículos propiedad del Estado se redujeron en 3 millones, suponiendo un ahorro para
el Estado de Utah de 1,4 millones de dólares en el primer año. El 82% de los empleados
afirmó que querían que la semana de cuatro días continuara cuando finalizara el año. 17
21 horas 17
Reino Unido: Medidas de emergencia durante la recesión, 2009
Durante 2009, en el Reino Unido, la recesión hizo que una serie de grandes empresas
redujeran las horas de trabajo de sus plantillas en vez de optar por el despido del personal.
BT (British Telecom) ofreció a su personal hasta un año de vacaciones si optaban por
una reducción salarial del 75%. British Airways, Ford, Honda y JCB pidieron a su personal
que redujera el número de horas de trabajo, y la auditoría KPMG ofreció a su plantilla una
semana laboral de cuatro días, aceptando la oferta el 86% del personal. En todo el país,
entre Julio y Septiembre de 2009, el empleo a jornada completa descendió en 80.000
puestos, mientras que el empleo a media jornada aumentó en 86.000 puestos, hasta
alcanzar un record de 7,66 millones. En total, 997.000 personas trabajaban a tiempo parcial
porque no podían encontrar un trabajo a tiempo completo, un incremento de 30.000
puestos sobre el cuatrimestre anterior y un 38% desde el año anterior. 18,19 Los efectos de
las medidas contra la recesión de 2009 aún no han sido valoradas.
En general, estas iniciativas han supuesto ajustes menores y temporales al patrón
tradicional . Muestran que, a lo largo de varias décadas, modelos con un menor número
de horas laborales han formado parte de la rutina de trabajo de muchas personas. No
representan un alivio universal, y menos aún para los trabajadores con salarios bajos y
poco control sobre su tiempo. No obstante, las medidas que suponen un número de horas
de trabajo menor, o más concentradas, resultan populares cuando se dan condiciones de
estabilidad y las condiciones salariales son favorables. Además, existen muestras de que
un menor número de horas de trabajo puede ser consecuente con la dinámica de una
economía de no-crecimiento
21 horas 18
Cómo se creó la «semana laboral»
No existe nada preestablecido en relación con lo que para cada
uno de nosotros representa el trabajo y el tiempo. Es un legado del
capitalismo industrial.
Con el cambio del campo a la fábrica, el trabajo se dividió en dos esferas de actividad:
la esfera pública o formal, con remuneración, y la esfera privada o informal, que no tenía
remuneración. En la esfera formal, a la gente se le pagaba por horas o por semanas y este
tiempo remunerado estructuró la forma en la que se utilizaba el tiempo no remunerado.
El trabajo en la esfera informal, que fue dejado principalmente para las mujeres, se
introdujo al margen de la economía capitalista, pero resultaba vital para el bienestar y
la supervivencia de la sociedad.20 Los Factory Acts (Leyes del Parlamento Británico que
regulan las condiciones de trabajo) de finales del siglo IXX delimitaban el concepto de
la semana laboral remunerada, y para cuando comenzó la II Guerra Mundial, la jornada
de ocho horas diarias y la semana de cinco días de trabajo empezaba a ser considerado
como lo «normal». Incluso en la actualidad, con el «horario flexible» , vacaciones pagadas
más largas, bajas por enfermedad, y permiso de maternidad o permiso para el cuidado
de personas dependientes, el trabajo remunerado continua estando de forma firme en el
centro de la vida de las personas, proporcionando subsidios y pensiones así como pagas y
salarios, y modelando la forma en la que utilizamos el resto de nuestro tiempo.21
21 horas 19
Al igual que el trabajo, el tiempo en las sociedades industriales se ha visto
mercantilizado. Es considerado como algo precioso y se utiliza para controlar a la
gente en el trabajo remunerado para crear eficiencia y beneficio. En gran medida, el
tiempo también se ha visto mercantilizado en la esfera privada e informal, ya que cada vez
más se incita a las personas a utilizar su tiempo no remunerado consumiendo.22
El poder del reloj
Como parte de este desarrollo relativamente reciente, el tiempo remunerado en el
trabajo ha llegado a estar regulado por el reloj, y la hora del reloj se ha convertido en la
característica reguladora de las sociedades modernas – como si esto fuera lo natural,
aunque no lo es.
Cada vez menos trabajadores fichan las entradas y salidas de su trabajo, pero la lógica
del tiempo industrial aún marca el ritmo en nuestras cabezas, dando forma al modo en
que entendemos nuestras vidas, en términos de causa y efecto, progreso, estabilidad,
claridad y utilidad. Nos hemos acostumbrado al reloj que nos dirige de un lado a otro a
lo largo del día, de manera que de forma automática asociamos determinadas horas con
alguna actividad o lugar específico. No obstante, en la medida en la que nuestro horario
de trabajo real no se corresponde con la idea de lo que es una semana laboral «normal»
, la unión entre el tiempo y el espacio tiende cada vez menos a reflejar la experiencia
contemporánea. En esta era post-industrial de las comunicaciones instantáneas, de las
tecnologías móviles, y del alcance global a través de múltiples zonas horarias, es cada
vez más habitual que la gente pueda trabajar en cualquier lugar y a cualquier hora.23 La
lógica de una rutina de trabajo de nueve a cinco durante cinco días a la semana no
está en sintonía con la realidad. No obstante, la nueva era trae consigo nuevos riesgos
de explotación, así como de exclusiones y desigualdades: no hay límite a lo que los
empresarios puedan pedir, así como tampoco existe un límite a lo que se pide de nuestro
tiempo de trabajo no remunerado ya que desempeñamos un papel fundamental en la
economía de consumo. En la medida en que el viejo reloj industrial deja, de hecho, de
regular nuestras vidas en cantidades específicas de tiempo y espacio, el tempo se acelera
de forma inexorable. Las presiones aumentan sobre nosotros para que trabajemos para
ganar y que ganemos para consumir, 24 aunque la presión resulta mayor para unos que
para otros. De modo que el reto al que nos enfrentamos es el de romper con el poder del
reloj sin añadir estas presiones, liberando el tiempo para llevar vidas sostenibles.
¿Cuánto vale el trabajo?
No es sólo el poder del reloj el que influye en nuestras consideraciones sobre en qué
merece la pena que empleemos el tiempo o no. También influye el poder del dinero.
Generalmente otorgamos más valor al trabajo remunerado. Cuanto más alta sea la cantidad
Recuadro 2. Valorando lo que importa
El programa Valorando lo que importa de nef desarrolla formas de medir y valorar que sirven de ayuda
para crear servicios públicos eficaces. La inversión en servicios públicos ha ido crecido desde la creación del
estado de bienestar en los años 40, no obstante la desigualdad económica es aún mayor en la actualidad
de lo que era hace 60 años. La investigación, llevada a cabo en tres áreas de la política bien diferentes - desarrollo
económico, cuidado de la infancia, y sistema judicial – mostró que hacer visible y valorar lo que importaba más
a las personas, comunidades y la sociedad en general, nos lleva a hacer una política más informada, utilizando
los principios del Retorno Social sobre la Inversión. nef recomienda medir los resultados sociales, económicos y
medioambientales; es decir, los cambios positivos y negativos en las vidas de las personas, comunidades o del
medioambiente que se den como resultado de la política. Asimismo, recomienda llevar a cabo las mediciones
sobre aquellas personas que están más cerca de o se ven afectadas en mayor medida por una actividad y tienen
un posicionamiento único para identificar sus efectos, ya sean positivos o negativos. En consecuencia, deberían
verse implicadas lo más profundamente posible a la hora de crear y revisar los indicadores. Sin todo esto, es
probable que la medición no capte lo que realmente le importa a la gente.
Fuente; Nicholls, J., Neizert, E. & Lawlor, e. (2009) Seven principles for measuring what matters: a guide to effective public policy making (Siete
principios para medir lo que importa: una guía para hacer política pública eficaz) (London:nef).
21 horas 20
que se pague por él, más valioso será dicho trabajo – y en consecuencia merecerá más
la pena el dedicarle tiempo. Pero los cálculos que nef ha hecho sugieren que el valor se
deriva de factores muy complejos e interrelacionados, y no únicamente de los rendimientos
financieros a corto plazo.25 Tal y como nef mantiene, «Las primeras teorías de valor
olvidaban la medida en la que la producción y la comercialización de bienes y servicios
puede tener un mayor impacto sobre la sociedad que no se refleja en el coste de su
producción. Estos ’efectos indirectos’ a menudo son lejanos pero ello no significa que no
sean reales o que no afecten a las personas – bien ahora o en el futuro».26
Cuando el trabajo de una persona es valorado en términos del impacto a medio y largo
plazo sobre la sociedad y el medioambiente así como de la eficacia financiera, se puede
ver que tiene un valor muy distinto (Recuadro 2).
Partiendo de este enfoque, nef ha comparado una serie de puestos de trabajo
diferentes, llegando a la conclusión de que el trabajo con sueldo bajo a menudo produce
considerablemente más valor que el trabajo con sueldo alto – y, de hecho, que el trabajo
con sueldo alto puede incluso provocar un valor negativo, al tener un efecto destructivo
sobre la sociedad y/o el medio ambiente. Del estudio se desprenden los siguientes datos:
P Los principales banqueros tienen unos salarios de entre 500.000 Libras y 10 millones
de Libras; los altos ejecutivos reciben salarios de entre 50.000 y 12 millones de Libras;
algunos asesores fiscales ganan entre 75.000 y 200.000 Libras. Por cada libra de valor
que generan estos trabajadores, destruyen 7, 11 y 47Libras de valor respectivamente.
P Los cuidadores de niños/as, las personas del servicio de limpieza de hospitales y los
que trabajan en el reciclado de basura – que reciben salarios un poco más altos que el
salario mínimo interprofesional – generan un valor de entre 7 y 12 Libras por cada libra
que ganan.
El mismo estudio demuestra que, en contra de la opinión convencional, el pago no
siempre recompensa la rentabilidad subyacente: las altas subidas en los salarios de los
altos ejecutivos no se corresponden con un alto rendimiento económico en el sector
corporativo. De la misma forma que los trabajadores con salarios altos tampoco «se
merecen» dichas recompensas superiores porque trabajen duro: es más probable que las
personas con salarios bajos sean los que trabajen más horas y de forma más extenuante,
y en muchas casos necesitando tener más de un trabajo para poder llegar a fin de mes.
Y, por supuesto, los niveles de salario no tienen en cuenta las horas trabajadas fuera de
la economía de mercado. En consecuencia, no es sólo cómo se distribuye el tiempo lo
que importa, sino de cómo se recompensa el tiempo; cómo se utiliza el tiempo, y con qué
resultado.
Si al tiempo medio dedicado a las labores del hogar y el cuidado dos niños y adultos
en el 2005 en Gran Bretaña se le diera un valor monetario, basado en el salario mínimo
interprofesional (es decir, 4.85 Libras la hora), de forma conjunta equivaldrían a casi 253,7
mil millones de Libras, el equivalente al 21 por ciento del Producto Interior Bruto de Gran
Bretaña en dicho año.
De esta cantidad, el trabajo no remunerado de las mujeres estaría valorado en 166.2 mil
millones de Libras (el equivalente al 14 por ciento del PIB), mientras que el de los hombres
estaría valorado en 87.2 mil millones de Libras (el 7 por ciento del PIB).27 Por supuesto
estas son las estimaciones más conservadoras del valor de las labores domésticas y del
cuidado de los demás, porque utilizan el salario mínimo. Muchos dirían que valen mucho
más que el trabajo realizado por los banqueros, que los ejecutivos de publicidad o que los
asesores fiscales. Estos cálculos son sólo una forma de comenzar a apreciar el valor de la
economía «esencial».
21 horas 21
Estos cambios son «necesarios, deseables y posibles». Entre ellos se incluye una «Gran
Redistribución» de la renta, de la riqueza y de la propiedad, así como una redistribución
del tiempo, comenzando por una semana laboral de cuatro días: «Al compartir las horas
de trabajo y las tareas de forma más igualitaria, todo el mundo sería capaz de asumir un
trabajo con más sentido y, reduciendo la semana laboral a cuatro días podríamos crear
un mejor equilibrio entre el trabajo remunerado y la ’economía esencial’ de la familia, los
amigos y la vida de la comunidad».28
Por supuesto, una semana laboral de cuatro días sería un paso importante en la dirección
adecuada. Pero dejaría sin modificar la norma por la que la vida diaria se estructura en
torno a las horas de trabajo remunerado, se adapta a sus demandas fundamentales, y
se encuentra imbuida por valores asociados a esa estructura. Una semana laboral de 21
horas, o su equivalente en horas distribuidas a lo largo de un mes o año, invalida ese
escenario. Nos fuerza a considerar un conjunto diferente de relaciones entre tiempo, dinero
y consumo, así como la forma en la que estas nuevas coordenadas podrían influir en la
distribución de poder entre la gente y los grupos, en qué es lo que realmente importa para
el bienestar de la humanidad, y en cómo podemos lograr un futuro sostenible.
En el panfleto Green Well Fair se demuestra que existen tres «economías» o fuentes de
riqueza, derivadas de las personas, del planeta y de los mercados, que son esenciales
para un desarrollo sostenible (Caja 3). Estas economías son interdependientes y «deben
trabajar de manera conjunta…basándose en principios de inclusividad, participación, y
responsabilidad y utilizando el mejor conocimiento disponible».29 Este análisis refleja los
cinco principios para un desarrollo sostenible, publicados por el gobierno del Reino Unido y
las administraciones con competencias transferidas en el documento «Securing the Future/
Asegurando el Futuro, 2005». Tal y como el Libro Blanco afirma «Queremos lograr nuestros
objetivos de vivir dentro de los límites medioambientales y en una sociedad justa, y lo
haremos por medio de una economía sostenible, y una buena forma de gobierno, así como
una ciencia segura».30 Sin políticas sostenibles, las sociedades no prosperarán a medio
plazo y puede que no sobrevivan a largo plazo.
Recuadro 3. Green Well Fair
nef ha desarrollado un enfoque sistémico para hacer política basado en un entendimiento de la interacción entre
economía, sociedad y medio ambiente. En Green Well Fair, sostenemos que un sistema de bienestar que sirva
para el futuro no puede centrarse únicamente en la economía de mercado. Por el contrario, se debe valorar y nutrir
otras dos economías que hasta el momento han sido pasadas por alto. Estas representanla economía natural; por
un lado, los recursos del planeta de los que depende la vida humana, y que son la esencia de la economía, y por
otro, los recursos humanos que componen y sostienen la vida social. El papel del estado es hacer que las tres
economías – las personas, el planeta y los mercados – funcionen conjuntamente por una justicia social sostenible.
Un tema clave en política es cómo conseguir la igualdad y la justicia social cuando los recursos económicos
dependen del crecimiento que es cada vez más insostenible.
Un sistema de bienestar que crea condiciones que permitan a todo el mundo crecer debehacer frente a
factores complejos y a menudo espinosos – económicos, sociales y medioambientales- que distribuyen
las «oportunidades de la vida» de forma no igualitaria, haciendo que algunos estén en la pobreza, sin poder
y en la inseguridad, mientras que otros viven en prosperidad, seguridad y poder. Debe conseguir que las
«tres economías» trabajen a la vez para eliminar riesgos y desventajas evitables, y así compensar los que son
inevitables.
Fuente: Coote, A & Franklin, J (2009) Green Well Fair: three economies for social justice (London:nef).
Razones por las que queremos avanzar hacia las
21 horas
En el informe La Gran Transición, nef demuestra que son
necesarios cambios urgentes y fundamentales para prevenir una
catástrofe social, económica y medioambiental.
21 horas 22
En las dos siguientes secciones examinamos primeramente los potenciales beneficios de
una semana laboral mucho más corta y posteriormente los problemas transicionales a los
que hay que hacer frente. Los argumentos a favor de una semana laboral más corta se
pueden clasificar en tres amplias categorías: medioambientales, sociales y económicas,
que representan las tres economías.
Protegiendo los recursos naturales del planeta
La sostenibilidad medioambiental es primordial en el caso de la semana laboral de 21
horas, por tres razones fundamentales.
1 Consumir menos y de forma diferente
Una semana laboral de 21 horas ayudaría a que la gente saliera de la rueda del consumo.
Si una semana laboral de menos horas de trabajo se convirtiera en la norma, con la gente
empleando su tiempo de forma diferente y mucha gente ganando menos, se cambiaría
la idea que se tiene de lo que es una buena vida y de cuánto dinero se «necesita» para
vivir. Para servir a los intereses del «hipercapitalismo» de la última mitad de siglo, nos
hemos hecho a la idea de que vivimos para trabajar, trabajamos para ganar, y ganamos
para consumir. No consumimos únicamente para sobrevivir y progresar y disfrutar de la
vida, sino más bien para señalar quiénes somos y qué lugar ocupamos en el mundo, en
especial en relación con los demás. Lo que creemos que necesitamos y lo que satisface
nuestras necesidades está muy por encima de lo que realmente necesitamos para vivir
bien y de forma satisfactoria. Compramos mucho más de lo que se necesita. De forma
directa o indirecta lo que compramos consume recursos naturales que son finitos y de los
que, por otra parte, dependen en última instancia nuestras vidas. Una semana laboral más
corta transformaría la lógica del trabajo remunerado y ayudaría a cambiar nuestra forma
de valorar las cosas. Se facilitaría el desarrollo de una cultura más igualitaria, y también
se podría reducir el tipo de consumo derivado de la ansiedad que genera el estatus, o la
necesidad de mantener un lugar en la sociedad.31 Podríamos estar menos ligados a un
consumo carbono intensivo y más ligados a las relaciones, al tiempo libre y a lugares que
absorban más de nuestro tiempo y menos de nuestro dinero.
Según ha constatado Juliet Schor, mientras que la gente afirma que en el futuro estaría
dispuesta a cambiar el tiempo por dinero (más tiempo no remunerado, menos ingresos),
en general declara estar satisfecha con la forma en la que emplea su tiempo en la
actualidad, incluso aunque las horas de trabajo remunerado sean cada vez más largas. En
otras palabras, adaptamos nuestras preferencias, terminando por querer lo que tenemos, y
no consiguiendo lo que queremos. Schor concluye que si los que se encargan de preparan
las políticas quieren que los individuos desarrollen vidas más sostenibles, no deberían
contar con pedir a la gente que reduzcan sus ingresos o el consumo: «los planteamientos
que detienen de forma estructural el flujo de ingresos crecientes al consumidor son más
prometedores».32
El economista canadiense Peter Victor ha empezado a plantear la forma en la que
una economía desarrollada puede arreglárselas sin crecimiento, a través de una
reducción constante y continúa de las horas de trabajo, con el fin de evitar el desastre
medioambiental. Según él, en circunstancias normales una expansión del empleo
incrementará el rendimiento total, pero una forma de evitar esto es «reducir el tiempo medio
que cada persona pasa en el trabajo, y repartir la misma cantidad de trabajo, ingresos y
ocio entre un número mayor de gente» ,33 Para Victor la operación aritmétic
COOPERATIVISTA VERDE
 
Mensajes: 410
Registrado: Sab Nov 23, 2002 12:18 am

Notapor galbraith » Vie Dic 17, 2010 12:55 pm

Con las ganancias de productividad tan brutales que han traido las nuevas tecnologías, o se reparte el trabajo o vamos hacia una sociedad bipolar, con enormes desigualdades.
Si hace un siglo se conseguía disminuir, por ejemplo, el número de horas de trabajo humano con las que se conseguía construir un coche en un año de 1.000 a 900, ahora la disminución es de 1.000 a 500. Las ganancias de productividad son brutales. Si hacemos las cosas con menos tiempo, en principio, es una bendición, porque los humanos tendríamos más tiempo para ocio u otras actividades placenteras, pero lo que pasa es que esa pérdida de horas no se prorratea entre el número de trabajadores, sino que se hace vía despidos.
Evidentemente eso no lo puede hacer un país de forma aislada, pues las deslocalizaciones lo dejarían hecho un erial. Lo deberían realizar todos a la vez, y los dueños del mundo, con estrechez de miras lo boicotearían. Y digo con estrechez de miras, porque quizás se les vuelva en su contra.
Hay un libro sensacional que os recomiendo que se llama "El fin del trabajo" de Rifkin, que sirvió de fase ideológica para la semana de 35 horas francesa. Es un deleite su lectura. Aquí os pongo link.
Cooperativista espero que lo leas y te guste. Un saludo.

http://www.paralibros.com/libros/basicos/l09rifk.htm

y aquí el link de scribd
http://www.scribd.com/doc/16454088/Rifk ... abajo-1995

Por cierto que aprovecho para recomendar a todos los villarrubier@s que dejen el youtube y se pasen a scribd.
galbraith
 
Mensajes: 280
Registrado: Mié Ago 16, 2006 5:18 pm


Volver a Foro General

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados

cron